Volver

2017-04-24

Categoría: Enfermedad Tropical Desatendida

Los avances en la lucha contra las enfermedades olvidadas no pueden detenerse

Miren Hualde Amunarriz

Un niño que se recupera de úlcera de Buruli, recibe apoyo escolar

NTD Summit 2017, ha sido un encuentro en el que se ha intentado que las políticas internacionales, las inversiones y la investigación se pongan, por fin, del lado de las enfermedades olvidadas para que dejen de serlo. Afectan a personas en extrema pobreza, no causan grandes alarmas al no provocar brotes relevantes en países del norte y no reciben la atención que merecen ni de las autoridades ni de las grandes farmacéuticas. Sin embargo, afectan a más de 1.000 millones de personas en el mundo, muchas de ellas mutiladas, desfiguradas y estigmatizadas de por vida. Una gran mayoría ni siquiera sabe que está enferma.

Por eso, cuando quedan menos de 3 años para que se cumplan los objetivos para 2.020 establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre estas enfermedades, se ha hecho un alto en el camino para presentar el Cuarto Informe sobre Enfermedades Tropicales Desatendidas que recoge importantes avances en esta materia y pone negro sobre blanco los retos todavía pendientes que pasan, entre otros, por integrar todavía más la lucha contra estas enfermedades dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y dar a éstos un espaldarazo. Entre estos avances se encuentra el trabajo en prevención de casos y el tratamiento a los enfermos hasta su cura, que son puntos clave y que marcan el alcance de los objetivos. Sólo en 2.015 se atendió a 1.000 millones de personas afectadas por este tipo de enfermedades. 

DONA AHORA

En el marco de estos objetivos, las enfermedades olvidadas no sólo aparecen reflejadas en el objetivo número 3, el relativo directamente a la salud, sino que podemos encontrar elementos a trabajar de manera transversal en los ODS 5, relacionado con el género o el 6 que se centra en el agua, la higiene básica y el saneamiento. El acceso a agua potable y la disponibilidad de saneamiento siguen siendo fundamentales para el control de las enfermedades tropicales y de la aparición de nuevos pacientes. La OMS calcula que 2.400 millones de personas carecen todavía de instalaciones sanitarias básicas, como baños y letrinas, mientras que más de 660 millones continúan bebiendo agua de fuentes "no mejoradas", como las aguas superficiales. Y en cuanto al género, las enfermedades olvidadas afectan doblemente a las mujeres, por cuestiones biológicas y culturales que las hacen más vulnerables.

En el marco de ese encuentro, y organizados por la ONGD Uniting to Combat Neglected Tropical Diseases, se celebró el Woman in focus, un evento dirigido a reconocer el crucial papel de las mujeres en la lucha contra estas enfermedades, un papel demasiadas veces desconocido y no recompensado.

Si quieres saber más descárgate nuestra Revista de mayo: Las enfermedades de la pobreza.

 

 

También te puede interesar sobre este tema: