Volver

2016-04-26

Categoría: Anesvad

La historia de Cristina y Beatriz

Miren Hualde Amunarriz

Cristina y Beatriz viven en El Alto, Bolivia. Las dos suman 8 hijos. Su vida ha estado marcada por la violencia machista. Sus maridos han ejercido sobre ellas un dominio total y en ocasiones han sido maltratadas.

Por eso es importante el proyecto desarrollado junto con la ONG local CSRA.“He sido víctima de la violencia machista y ahora sé que tengo derechos, sé que no lo merezco, que no pueden pegarme”. Cristina insiste en que, gracias al proyecto de Salud Sexual y Reproductiva conoce lo que puede tolerar y lo que no. Y lo más importante, añaden ambas, “es que sabemos plantarnos y donde acudir cuando necesitemos ayuda”. El equipo de CSRA con sus visitas domiciliarias periódicas conoce su vida y les asesora, todo bajo el paraguas del sector salud, fundamental para que la sostenibilidad del proyecto esté asegurada.

El trabajo para mejorar la salud sexual y reproductiva de las mujeres en Bolivia es de largo recorrido. Con nuestro proyecto, el 83% de las de mujeres que fueron víctimas de algún tipo de violencia física en la zona fueron atendidas por algún tipo de servicio integral puesto en marcha. Además, se ha superado el objetivo de 200 mujeres atendidas en servicios de orientación y denuncia, llegando a 359.

Junto con este trabajo se han fortalecido las capacidades de las mujeres en relación a sus derechos sexuales y reproductivos. Si el proyecto se puso como meta que un 10% de las mujeres supieran enumerar 3 signos de riesgo para su salud, con el trabajo conjunto con nuestra socia local se ha llegado a un 37% de mujeres sensibilizadas. Algo muy importante y laborioso en una sociedad machista en la que las mujeres, y más en concreto en zonas periurbanas como El Alto, con fuerte inmigración y con niveles altos de pobreza resulta fundamental.

También te puede interesar sobre este tema: