Volver

2011-11-30

Categoría: Derecho a la Salud

Desciende el número de infecciones y muertes relacionadas con el VIH - sida

Descienden las infecciones y muertes por VIH - sida

ONUSIDA alerta de que los progresos contra esta enfermedad están amenazados si descienden los recursos destinados para la prevención y el tratamiento.

Las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con el sida han descendido hasta los niveles más bajos desde que la epidemia alcanzara su máximo. Pero estos logros pueden frenarse si no se destinan los recursos suficientes para la prevención y el tratamiento de esta enfermedad en los países con ingresos bajos y medios. Estas son algunas de las conclusiones más relevantes del informe del Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-sida (ONUSIDA) publicado el pasado 21 de noviembre.

Según las estimaciones de ONUSIDA y la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 47% de los 14,2 millones de personas que se calcula son elegibles para el tratamiento en países de ingresos bajos y medios tuvieron acceso a la terapia antirretrovírica en 2010. Ello supone un aumento de 1,35 millones desde 2009.

El tratamiento evita millones de muertes

Las personas con VIH viven ahora más años y las muertes relacionadas con el sida se están reduciendo gracias a los efectos de la terapia antirretrovírica. A nivel mundial, se calcula que había 34 millones de personas viviendo con el virus en 2010 y desde 2005 las muertes relacionadas con el sida han disminuido de los 2,2 millones hasta 1,8 millones en 2010. Asimismo, desde 1995 se han evitado, aproximadamente, 2,5 millones de muertes en países de ingresos bajos y medios gracias al acceso al tratamiento del VIH.

Asimismo, el cambio en el comportamiento sexual, en particular entre los jóvenes, está favoreciendo la disminución de nuevas infecciones, puesto que las personas reducen el número de parejas sexuales, aumentan el uso del preservativo y retrasan su primera relación sexual.

La mayor inversión en los programas de tuberculosis y malaria también han conducido a una reducción en las muertes relacionadas con la tuberculosis y la malaria entre las personas que viven con el VIH según ONUSIDA. De hecho, la tuberculosis es una de las principales causas de muerte en personas afectadas por el VIH.

Sin embargo, estos logros están amenazados por el descenso de los recursos disponibles para la prevención y el tratamiento del VIH en los países con ingresos bajos y medios. Esto podría agravarse aún más por el recorte de la financiación disponible a través del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria.

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: