Volver

2017-01-11

Categoría: Anesvad

Los párpados cerrados de Centroáfrica

Miren Hualde Amunarriz

Dejó de ser colonia francesa en 1960 y desde entonces la vida en la República Centroafricana ha sido de todo menos tranquila y pacífica. El país ha vivido una historia convulsa de sucesivos golpes de Estado, el último en 2013 que dejan una sociedad rota y enfrentada entre sí. Además, a pesar de sus abundantes recursos minerales como uranio, petróleo, oro y diamantes, es uno de los países más pobres del mundo y se encuentra entre los diez países más pobres de África.

Los párpados cerrados de Centroáfrica” se adentra en el país a través de testimonios de una gran cantidad de personas de diferentes ámbitos y escalas sociales en representación del pueblo centroafricano y nos acerca la visión de diferentes actores del conflicto, como señores de la guerra, responsables políticos, rebeldes de uno y otro signo, líderes religiosos o personal de las fuerzas internacionales.

Un retrato de un país sumido en la miseria a pesar de su riqueza natural que se estrena el próximo jueves 19 de enero en Madrid en los Cines Palacio de la Prensa en la Plaza Callao, 4 a las 20h00.

Si quieres ver el trailer, pincha aqui

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema:

  • Nuestra compañera Mari Mar Simón, al frente del servicio

    2017-03-09

    Categoría: Anesvad

    Medio siglo de dedicación social en Bilbao

    Ha sido durante casi medio siglo nuestro anclaje con Bilbao. A través de nuestro servicio de Acción Social hemos prestado un apoyo esencial a colectivos desfavorecidos de la sociedad más cercana que, al carecer de recursos, no podían hacer frente a la compra de medicamentos. Iniciamos el proceso de cierre después de que las instituciones públicas vascas ampliaran la cobertura a estos colectivos desatendidos.

  • Atención en el Hospital de Zagnanado, Benín

    2017-03-08

    Categoría: Anesvad

    Mujeres, la apuesta de presente y futuro

    Es difícil que las Enfermedades Tropicales Desatendidas estén en el centro de la atención mundial. No causan grandes brotes alarmantes que capten el interés del público o de los medios y aunque provocan mucho sufrimiento de forma permanente, no matan a un gran número de personas ni afectan a los países ricos. Sin embargo, el impacto que tienen en las mujeres desborda cualquier previsión