Volver

2011-10-14

Categoría: Anesvad

Europa, cada vez más lejos de los Objetivos del Milenio

Europa lejos de los ODM

Los Estados miembros de la Unión Europea se alejan de la meta del 0,7% en ayuda al desarrollo en 2015.

La crisis económica está pasando factura a la ayuda al desarrollo y, muy especialmente, a la que procede del mayor donante mundial: la Unión Europea (UE) y sus Estados miembros. En 2010, solo cuatro países de la UE (Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia) destinaron al desarrollo el 0,7% de su Renta Nacional Bruta (RNB); solo nueve Estados cumplieron con sus objetivos de ayuda; otros nueve recortaron las ayudas en términos absolutos; y solo 13 de los 27 socios de la UE preveían aumentar, en términos relativos, sus niveles de ayuda en 2011.

Los Estados miembros se encuentran lejos de alcanzar el objetivo del 0,7% en 2015. Cuando faltan menos de cuatro años para la fecha límite de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la contribución de la UE ha sufrido un drástico frenazo. El compromiso adquirido de dedicar en su conjunto el 0,56% de la RNB al desarrollo durante 2010 no se alcanzó por un margen de cerca de 15.000 millones de euros.

No solo se están reduciendo las cantidades absolutas de ayuda, si no que, en términos porcentuales, la salud pierde relevancia a pesar de que unos 1.000 millones de personas no acceden a ningún tipo de atención sanitaria o de que cada tres segundos muere un niño por causas en gran parte prevenibles.

Los tres Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con la salud -reducción de la mortalidad infantil, mejora de la salud materna y reproductiva y lucha contra el VIH / SIDA, la malaria y otras enfermedades- se encuentran entre los que menos han avanzado.

En términos porcentuales la salud pierde relevancia a pesar de que cada tres segundos muere un niño/a por causas prevenibles

La ayuda europea en salud es escasa

Es cierto que, a nivel mundial, la ayuda en salud ha aumentado a lo largo de las dos últimas décadas, tanto en términos absolutos como en relación al total de ayuda al desarrollo, pasando de 4.400 millones de dólares en 1990 a 26.800 millones en 2010. Sin embargo, la contribución de los principales donantes europeos destinada a ayuda en salud es inferior a la de otros donantes internacionales, comparado con los gastos totales en ayuda al desarrollo.

En 2008, las aportaciones de la UE, sus Estados miembros y otros donantes europeos representaron el 65% de la ayuda total mundial mientras que los fondos destinados a salud fueron sólo un 39% de la ayuda al desarrollo mundial en salud.

Año tras año, la Unión Europea representa una parte cada vez menor de la ayuda al desarrollo mundial en salud. Como resultado, el total de ayuda en salud queda muy por debajo de los niveles necesarios para lograr los ODM de salud. El informe ‘Eficacia de la ayuda en salud’, publicado en abril de 2011 por Acción por la Salud Global, cita un estudio según el cual, para alcanzar los ODM de salud, serían necesarios entre 27.000 y 33.000 millones de euros anuales. Otros estudios calculan que esa cuenta ascendería a más del doble, a 70.000 millones de euros.

Costea un paquete básico de atención sanitaria para todos aquellos/as que no acceden a ella, y descontando lo que pueden dedicar los países empobrecidos, supondría tan solo el 0,1% de la riqueza de los países OCDE. Sin embargo, ninguna de las grandes economías de la UE (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido) va a dedicar esa cantidad.

En 2010 y 2011, los presupuestos para el desarrollo y la cooperación en salud se han estancado o recortado en estos cinco Estados. Reino Unido es el que más destina a salud, con apenas el 0,076%; Italia, el peor clasificado tras años de reducciones, se queda en 0,017%. En España, la ayuda al desarrollo en salud durante 2011 será tan sólo de de un 0,022%, menos de la mitad de lo que se pensaba invertir en 2010.

 

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: