Volver

2016-01-11

Categoría: Anesvad

Haití: seis años después

Nagore Eskisabel Zubillaga, Anesvad

Nagore Eskisabel

Atención básica de salud en Haití

12 de enero de 2010. La tierra se resquebraja en Haití. El país más empobrecido de América Latina amanece bajo los escombros. Más de 300.000 personas pierden la vida; otras muchas el hogar, la sanidad, la educación y el alimento. Allí nos encontrábamos cuando ocurrió el terremoto y ahí seguimos, ahora que las luces de las cámaras y los focos se centran en otros lares. Pero ¿Qué es de Haití?

Haití era el país más empobrecido de América Latina antes del terremoto y lo sigue siendo ahora. De profundas raíces africanas, recuerda más a cualquier país en vías de desarrollo del continente africano que de América. Con un Índice de Desarrollo Humano (IDH) bajo, su fragilidad institucional y política hacen mella en las infraestructuras, la educación, la sanidad y la cultura.

Pero Haití se caracteriza también por una eterna sonrisa que eclipsa la tragedia. Su población es de las que no pierden la esperanza, las ansias de lucha y de mejora.

Conocemos bien esta otra realidad. Llevamos años trabajando en este país del Caribe y ahora mismo nos concentramos en dos zonas: en Croix des Bouquets, junto a la organización aliada MIPROS, y en Croix des Missions, junto a CEFODEC. En la primera de ellas llevamos a cabo un proyecto de salud comunitaria que tras cinco años de intervención está consiguiendo que la población tenga acceso a servicios de Atención Primaria en Salud (APS).

Trabajamos, además, en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades, mediante la implementación de hábitos saludables y actividades que pueden parecer sencillas, pero que son sumamente importantes en un país en el que hace nada, el cólera causó estragos. En este sentido, ahora estamos mejorando las prácticas nutricionales y las letrinas, dado que las excretas son a menudo un foco de infección de diferentes enfermedades. En la segunda zona, trabajamos en la promoción del Derecho a saneamiento básico, agua potable y salud en barrios marginales que se sitúan a unos 5 Km de la capital, Puerto Príncipe. Ahí llevamos trabajando cuatro años y ya contamos con una amplia estructura de apoyo comunitario, con más de 100 promotores y promotoras de salud capacitados/as para apoyar a la población.

 

También te puede interesar sobre este tema: