Volver

2016-08-09

Categoría: Anesvad

Por el reconocimiento a los pueblos indígenas

Miren Hualde Amunarriz

Grupo de indígenas en Perú

La perspectiva adoptada por Anesvad de trabajar el derecho a la salud con un enfoque de interculturalidad nos ha enfrentado a realidades, concepciones y prácticas en materia de salud vinculadas a tradiciones, creencias, lengua o etnia diferentes a las que nos proporciona la medicina occidental. Desde esa perspectiva hemos velado para que esas tradiciones, esos derechos de las poblaciones indígenas se respetaran. Por eso, nuestro trabajo en Perú, por ejemplo, para reducir la mortalidad materna se centró en adecuar el parto a valores más tradicionales y anclados en las comunidades combinándolo con los avances y seguridad que proporciona la medicina occidental. Las mujeres indígenas pueden acudir a centros de salud acompañadas y se les permite dar a luz en posición vertical, con ayuda de personal sanitario formado que respeta sus tiempos.

También en países como Benín y Togo luchamos contra la úlcera de Buruli combinando una atención médica con el respeto por la importancia que en los contextos más aislados proporcionan a la medicina tradicional y al vudú ya que no debemos olvidar de que hablamos de países que son cuna de este tipo de creencias.

Y otro ejemplo de lucha por hacer efecto el Derecho a la salud de las poblaciones indígenas es nuestro trabajo en Honduras, un país con tasas de feminicidio intolerables que sufren de forma más agravada las mujeres indígenas lenca. Son pobres, indígenas y eso dificulta, además crear mecanismos que ellas entiendan y acepten como instrumentos válidos para sacarles de la espiral de violencia.

 

Son solo 3 ejemplos de nuestro trabajo por mejorar los derechos y la vida de las poblaciones indígenas en los países más pobres y en los contextos más desfavorecidos. Siempre respetando la interculturalidad, escuchando e integrando. Son pequeños pasos que suman grandes logros.

 

 

También te puede interesar sobre este tema: