Volver

2018-11-29

Categoría: Anesvad

Un informe insta a Francia a devolver a los países de África subshariana el arte expoliado

Guillermo González

La Puerta de No Retorno, en Ouidah (Benín) simboliza el expolio sobre el bien más preciado: las miles de personas que fueron esclavizadas por los países colonizadores.

El documento encargado por el presidente Emmanuel Macron defiende una restitución generalizada de las obras africanas que forman parte de las colecciones públicas francesas.

“Se cree que un 90 por ciento de la herencia cultural de África está actualmente en Europa. Solamente el Museo Quai Branly de París alberga unos 70.000 objetos africanos, al igual que el British Museum de Londres”. Estas afirmaciones parten de la historiadora de arte francesa Benedicte Savoy y son algunas de las conclusiones presentadas en un reciente informe realizado en colaboración con el economista senegalés Felwine Sarr.

En Anesvad queremos hacernos eco de este informe porque puede suponer un hito en la lucha de los países africanos por la recuperación de las obras que durante décadas fueron expoliadas por los países colonizadores. Será presentado formalmente al presidente francés, Emmanuel Macron, con la intención de que se inste a realizar cambios en la ley francesa para permitir que las obras y piezas culturales saqueadas a las antiguas colonias africanas entre 1885 y 1960 sean devueltas a sus países de origen.

Y nosotros, como organización volcada no sólo en la defensa del Derecho a la Salud, sino también en el empoderamiento y reconocimiento de las poblaciones vulnerables de África, creemos en que la inversión que hace un país en recursos sanitarios y facilidades de acceso a estructuras médicas para sus ciudadanos está estrechamente ligada a su potencial y desarrollo. Y son muchos los factores que contribuyen al enriquecimiento y progreso de un territorio. Uno de ellos es, sin duda, la protección de su patrimonio histórico, cultural y artístico. Por eso no podemos sino alegrarnos ante la posibilidad de que países como Benín, Costa de Marfil o Togo puedan recuperar parte de la riqueza que les fue sustraída décadas atrás.

El informe Savoy-Sarr responde a una promesa formulada por el líder francés en los primeros meses de su mandato. Durante un viaje oficial a Burkina Faso en noviembre de 2017, Macron aseguró que la devolución del arte africano sería “una de las prioridades”. “Dentro de cinco años, quiero que las condiciones sean idóneas para un regreso del patrimonio africano a África”, dijo en discurso. “El patrimonio africano debe estar visible en París, pero también en Dakar, en Lagos y en Cotonou”, sentenció Macron.

Si a partir de este informe se cambiase la ley de patrimonio para permitir la devolución, la operación sólo afectaría al arte procedente de África subsahariana, a causa del “alcance excepcional del expolio que tuvo lugar en su territorio”, señalan fuentes cercanas al Elíseo. Las mismas que indican que el presidente podría solicitar consultas adicionales antes de establecer un curso final de acción.

Mientras, los países de origen de las obras han incrementado la presión para lograr la devolución. Es el caso de Benín, que ha pedido la restitución de las 5.000 piezas que se estima que están en Francia.

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: