Volver

2016-10-19

Categoría: Anesvad

Derechos por ser mujer

Miren Hualde Amunarriz

Rebeca, con el vestido de cuadros, con su madre y uno de sus hermanos

Que las mujeres están discriminadas por el mero hecho de ser mujeres es indiscutible. Sucede en todos los lugares del mundo pero en África, por encima de cualquier otro. Las niñas están sometidas a valores culturales como la ablación, los matrimonios infantiles y asistir a la escuela es un lujo para muchas de ellas. Además, son las encargadas de las labores del hogar y de traer el dinero a casa, un dinero sobre el que no deciden. La economía doméstica sigue siendo en muchos casos, cosa de hombres. Son ellos los que deciden para qué y cuándo se gasta el dinero, incluso si se trata de ir al médico, también estando embarazada.

Este 21 de octubre se conmemora el Día de los Derechos Humanos en África, una iniciativa promovida por la Unión Africana que pone el acento sobre los Derechos de la mujer. Éste es uno de los colectivos más vulnerables de los países en los que trabajamos y por eso, nuestras intervenciones tienen siempre un componente transversal de género. Hoy hemos elegido contar una historia, la de Rebeca, una niña que vive en Live, en la más aboluta ruralidad y pobreza. Comparte choza con su familia. Apenas tienen que comer. Pero se siente afortunada porque puede ir a la escuela. Rebeca participó en nuestra campaña Historias con Derecho. A través de su mirada y su testimonio, quisimos compartir los avances logrados en el Dsitrito de Akatsi en salud materno infantil. Esto es lo que ella quiso compartirnos de su vida

"En mi familia somos 4 hermanos. A nuestro pueblo le faltan muchas cosas para vivir de manera segura. No tenemos luz, ni agua potable y todos los días tengo que traer baldes de agua a casadesde muy lejos. Además, me toca a mí hacer todas las tareas de casa y así ayudo a mi madre que se encarga de conseguir el dinero.

Mi sueño es ser enfermera pero no sé si lo conseguire porque mi familia no tiene medios. Seré entonces materona en mi comunidad, auidaré a otras mujeres. Me gustaría formar parte de los grupos de mujeres que existen en mi poblado y que fabrican jabón para tener ingresos y ser independientes.

Sé que hay oitras muchas niñas y mujeres que tampoco cumplirán sus sueños. Porque las mujeres estamos discriminadas y no tenemos los mismos derechos. Cada día me pregunto por qué."

Anesvad trabaja en el Distrito de Akatsi desde el año 2011. Desde entonces hemos formado a más de 100 matronas tradicionales para que mejoren sus conocimientos y atiendan mejor a las mujeres embarazadas que no ueden ir al médico. También hemos formado a enfermeras y doctores para que presten una atención más cálida y humana a sus pacientes, hemos mejorado infraestructuras, construyendo por ejemplo sanitarios en centros de salud y hemos llevado agua potable a varias comunidades.

Si quieres ayudarnos a que las niñas tengan más oportunidades, pincha aqui

 

También te puede interesar sobre este tema: