Volver

2016-08-29

Categoría: Anesvad

Ellas son el cambio

Miren Hualde Amunarriz

Un grupo de mujeres en Ghana etiquetan el jabón que han elaborado

Mucho se ha hablado del progreso del continente africano y de sus avances en materia de desarrollo humano. Con todas las cosas buenas que puedan resaltarse, hemos conocido el último Informe de Desarrollo Humano de África 2016 (IDH) que pone de nuevo titular a lo que ya sabemos, que las mujeres son clave para el progreso y para el desarrollo y que las brechas de desigualdad en el continente son todavía demasiado grandes como para hablar de desarrollo y progresos reales.

Que la mujer sufre desigualdad económica se demuestra no solo en contextos rurales donde es la mujer la que trabaja y el hombre el que decide qué se hace con el dinero que ellas traen a casa, sino también en contextos urbanos, en los que las oportunidades para las mujeres son menores.

Si hablamos de salud, el IDH incide en ella como un factor fundamental para hablar de igualdad de género, la inferioridad de las mujeres se mantiene. En las aldeas más rurales porque las mujeres solo van al médico si se lo permite su marido, o si él decide que el dinero del hogar puede destinarse a tal fin. Por no hablar de privaciones de salud que vienen de tradiciones ancestrales como matrimonios forzosos, mutilación infantil, violencia física.

Y en educación, si bien es cierto que ha habido progreso hay todavía muchas barreras de pobreza, etnia y cultura que perpetúan esa desigualdad y que hacen que sea menos las niñas que acuden a la escuela.

En Anesvad trabajamos para empoderar a mujeres de comunidades remotas y pobres de Ghana y Benín. Con el fin último de mejorar la salud de esas poblaciones incorporando prácticas que mejoran su higiene, grupos de mujeres han creado pequeños negocios de fabricación de jabón. Con ello, obtienen ingresos, no tienen que desplazarse para conseguirlo y además, tienen un espacio que les pertenece solo a ellas.

 

También te puede interesar sobre este tema: