Volver

2014-11-19

Categoría: Salud Materno-Infantil

La suerte de Allui

Miren Hualde Amunarriz

Bernadette con su hijo, Allui y su marido en la puerta de su casa, en Abouakro

Allui tiene 6 meses y aunque todavía no lo sabe, es el único de de todos sus hermanos que nació en un hospital. Su madre, Konan Amoin Bernadette tiene cinco hijos más. A todos los tuvo en su casa. Sin control médico, sin asistencia, sin lo más básico. En esas condiciones nacieron y sobrevivieron.

En su comunidad, Abouakro, no es algo raro. De hecho, como ella misma cuenta, algunas mujeres se desplazaban 4 kilómetros por un camino de tierra roja para poder recibir atención pre parto. Y sin embargo, “la mayor parte de las mujeres, yo misma incluida, preferíamos quedarnos en casa. El centro de salud estaba lejos y nos exponemos a ataques en el camino”. El centro de Abouakro no había funcionado desde que se construyó. No tenía personal médico, ni siquiera una matrona y el edificio “estaba totalmente abandonado, en medio de la nada”.

En Costa de Marfil, la historia de Bernadette, Allui y sus cinco hermanos se repite vayas por donde vayas. La guerra civil que asoló el país durante 10 años arrasó con lo que había, también con las infraestructuras sanitarias, ya de por sí deficientes. Los centros de salud más cercanos de la mayoría de la población, rural y pobre, se caen a pedazos. No hay agua, no hay luz ni por supuesto camas, insumos y medios suficientes. Por no hablar de profesionales de la medicina, difíciles de encontrar. En Costa de Marfil hay 1 médico por cada 10.000 habitantes.

Bernadette recibió una buena noticia en 2013. La maternidad iba a ser rehabilitada. Con el apoyo de su marido se decidió a acudir a consultas pre natales al quedarse embarazada de Allui. Dio a luz asistida por una matrona y su hijo nació sin ninguna complicación. Los cuidados que recibieron ella y su hijo después del parto han permitido su recuperación y que el pequeño crezca sano. “Me explicaron la importancia de la lactancia materna, de la higiene, de los controles durante los 6 meses siguientes a su nacimiento”, añade. Hoy, Allui es el más sano de mis hijos. Toda una suerte.

Desde 2012 trabajamos con la ONG Medical Assitant Program International (MAP), en Costa de Marfil, para tratar de reducir los índices de mortalidad de madres, niños y niñas. Para ello, rehabilitamos y equipamos las maternidades, como la de Abouakro. Pero no conseguiríamos mejorar su situación sin el trabajo de sensibilización en las comunidades para concienciar a mujeres y hombres de la importancia de los cuidados pre y post natales. Un trabajo que incluye informarles de los riesgos de un parto no seguro sin asistencia suficiente.

 

 

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: