Volver

2013-07-02

Categoría: Salud Sexual-Reproductiva

Un tratamiento más temprano de antirretrovíricos ayudará a las personas con VIH

Mujeres recibiendo una formación en Bangladesh.

Este cambio podría evitar 3 millones más de muertes y 3,5 millones más de nuevas infecciones por el VIH de aquí a 2025. Pruebas recientes indican que un Tratamiento Antirretrovírico (TAR) más temprano ayudará a los infectados por el VIH a vivir más tiempo.

Las nuevas directrices terapéuticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan un inicio más temprano de este tratamiento. Este cambio podría evitar 3 millones más de muertes y 3,5 millones más de nuevas infecciones por el VIH de aquí a 2025. El dato es significativo.

Las nuevas recomendaciones se presentan en una publicación de la OMS titulada Directrices unificadas sobre el uso de medicamentos antirretrovíricos para el tratamiento y la prevención de la infección por el VIH, al mismo tiempo que nuevos datos revelan que a finales de 2012 había 9,7 millones de personas en tratamiento con estos fármacos que pueden salvarle la vida a los pacientes.

“Estas directrices representan otro salto adelante en la tendencia a fijarse objetivos cada vez más ambiciosos y a obtener logros cada vez mayores”, ha señalado la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan. “Ahora que hay cerca de 10 millones de personas en tratamiento con antirretrovíricos, algo impensable hace tan solo algunos años, podemos alimentar el impulso necesario para forzar la declinación irreversible de la epidemia de VIH”, sentenció.

Iniciar más temprano el tratamiento antirretrovírico

En las nuevas recomendaciones se alienta a todos los países a que inicien el tratamiento de los adultos infectados por VIH cuando la cifra de linfocitos CD4 sea igual o inferior a 500/mm³, es decir, mientras el sistema inmunitario todavía es fuerte.

La OMS ha basado su recomendación en pruebas que revelan que el tratamiento más temprano con fármacos seguros, asequibles y de manejo más fácil puede mantener saludables a  los pacientes infectados por el VIH, además de reducir la cantidad de virus en la sangre, lo cual reduce a su vez el riesgo de transmisión a otras personas.

En el informe se señala que si consiguen integrar estos cambios en las políticas nacionales de lucha contra el VIH y respaldarlos con los recursos necesarios, los países obtendrán importantes beneficios desde el punto de vista tanto de la salud pública como de la salud individual.

 

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: