Derecho a la salud

  • Derecho Humano Fundamental

    Anesvad tiene como objetivo principal la promoción y protección de la salud como Derecho Humano Fundamental.

  • Falta de salud

    La falta de salud es causa y consecuencia de la pobreza.

  • Derecho Humano Inalienable

    La salud es un Derecho Humano inalienable que debemos reivindicar para avanzar en el desarrollo.

Trabajamos por el Derecho a la Salud de las personas más olvidadas

Fotografía: Ana Palacios

Somos una organización comprometida con el Derecho a la Salud de las personas más empobrecidas y olvidadas del planeta. Nuestro ámbito de intervención se centra en las enfermedades de la piel como la úlcera de Buruli, el pian, la lepra o la filariasis linfática. Son cuatro, de las 18 Enfermedades Tropicales Desatendidas catalogadas por la Organización Mundial de la Salud, que afectan a millones de personas en el mundo. Son enfermedades que alimentan el círculo de la pobreza, que son su causa y consecuencia, y que hacen insalvable la lucha contra la desigualdad. Aparecen juntas en las zonas sin acceso a agua para mantener unos niveles de higiene mínimos, con mal saneamiento o con precariedad en las viviendas donde los insectos portadores de enfermedades constituyen problemas crónicos.

Las cifras siguen exigiendo respuestas:

  • 1700 millones de personas necesitan tratamiento contra enfermedades tropicales desatendidas en 185 países
  • 1800 millones de personas beben agua contaminada y 946 millones de personas defecan al aire libre
  • Más de 2,7 millones de personas necesitan tratamiento y cuidados para enfermedades como úlcera de Buruli o lepra

Estas enfermedades afectan principalmente a niños y niñas frenando su normal desarrollo e impidiéndoles llevar la vida que les corresponde a su edad. Todas causan un gran sufrimiento humano ya que si no se tratan a tiempo provocan desfiguraciones y amputaciones. Las lesiones son visibles de por vida, causando un enorme estigma entre quienes las padezcan. El sufrimiento que causan es en gran medida invisible. Las circunstancias sociales, culturales y económicas de las personas que las sufren, les impiden acceder a centros de salud, disponer de los tratamientos o saber siquiera que están enfermas.

Luchamos contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas

Las Enfermedades Tropicales Desatendidas

Fotografía: Ana Palacios

Pero se pueden curar. Y, mejor aún, se pueden prevenir. Por eso en Anesvad trabajamos con organizaciones locales y gobiernos para abordar esas enfermedades de manera conjunta. Porque llegan a solaparse geográficamente y porque sus consecuencias humanas son en muchos casos similares. Con un enfoque basado en los Derechos Humanos, haciendo partícipes a todos los eslabones de la cadena sanitaria, pretendemos conseguir un mayor impacto a través de una estrategia integral que pasa, necesariamente, por trabajar bajo el paraguas de la Estrategia de Atención Primaria de Salud (APS) con el fin de mejorar el nivel de salud de toda la comunidad. No sólo abordamos las enfermedades desde un punto de vista sanitario – diagnóstico, prevención, tratamiento, rehabilitación -, sino que nos comprometemos con una distribución más justa y equitativa de los recursos. Si las personas en riesgo disponen de agua potable y se les forma en buenas prácticas de higiene y saneamiento, junto con una buena alimentación, tendrán menos posibilidades de contraer este tipo de enfermedades. Y si lo hacen, dispondrán de más recursos para poder afrontarlas.

Fotografía: Ana Palacios

Incorporamos, además de manera transversal en todos nuestros proyectos, las perspectivas de género, discapacidad, interculturalidad y sostenibilidad ambiental, poniendo especial atención a sus vínculos con el Derecho a la Salud.

Nuestra lucha contra este tipo de enfermedades forma parte de nuestro compromiso con la Cobertura Sanitaria Universal, cuyo objetivo es asegurar que todas las personas reciban los servicios sanitarios que necesitan, sin tener que pasar penurias financieras para pagarlos.

Objetivos de Desarrollo del Milenio, Anesvad y las Enfermedades Olvidadas

En Anesvad trabajamos para contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La agenda 2030, en su Objetivo 3 aspira a garantizar la salud y el bienestar para todas las personas, en cada etapa de la vida, e incluye dentro de este objetivo a las Enfermedades Tropicales Desatendidas, eje central de nuestro trabajo. Los ODS no apuntan a ciertas enfermedades sino que tienen un amplio objetivo sanitario buscando la consecución de la Cobertura Sanitaria Universal desde un punto de vista global, no solo por país.

En 2012, según la Organización Mundial de la Salud, más de 800 millones de personas tuvieron acceso al tratamiento preventivo para al menos una de estas 18 enfermedades.

El informe de Estadísticas Sanitarias Mundiales publicado por la OMS pone de relieve que las políticas de muchos países están todavía muy lejos de lograr la cobertura sanitaria universal en servicios de salud. En África son millones las personas que se enfrentan a los que se conocen como “gastos sanitarios catastróficos” para recibir atención médica, unos gastos que rebasan el 25% del total del gasto de la economía familiar y que les colocan en mayor pobreza.

Fotografía: Ana Palacios

Las intervenciones en enfermedades olvidadas como las que Anesvad pone en marcha en Benín, Ghana o Costa de Marfil requieren de la puesta en marcha de acciones diversas:

  • 1.

    Agua, higiene y saneamiento

    El agua, la higiene y el saneamiento son fundamentales a la hora de combatir y prevenir las enfermedades olvidadas que afectan a las personas más marginadas y pobres que viven en contextos de pobreza extrema sin acceso a mínimas condiciones de salubridad. En esas comunidades no tienen muchas opciones de salud accesibles, no existen fuentes de agua potable, no saben lo que es un grifo, ni un retrete. Además, una vez que instalamos fuentes de agua y letrinas, incidimos en la educación, en enseñar buenas prácticas de higiene y mostrarles de qué manera, usando agua limpia y sanitarios, mejora su salud.

  • 2.

    Formación

    Las enfermedades en las que trabajamos se dan en los contextos de más vulnerabilidad y pobreza, lugares en los que el personal sanitario escasea. Por eso, es fundamental trabajar en su motivación, en la ampliación de sus conocimientos para garantizar la mejor de las atenciones a las personas enfermas. En todos nuestros proyectos incorporamos no solo la formación del personal de salud, sino también la del primer eslabón de la cadena sanitaria, los y las promotores/as de salud. Son personas que viven en las comunidades y que reciben mínimos conocimientos para poder ayudar a sus vecinos y vecinas. Además, a través de las actividades de sensibilización e información en las comunidades, trabajamos también en la detección precoz de las enfermedades, lo que permite reducir su impacto en las personas enfermas al poder tratarse antes. Todas estas actividades redundan en el refuerzo de los sistemas de salud. Solo de esa manera garantizamos la sostenibilidad de las intervenciones y conseguimos nuestro fin último: que se den cambios reales que perduren en el tiempo para que las condiciones de vida de las poblaciones para las que trabajamos mejoren.

  • 3.

    Tratamiento, cuidados y rehabilitación

    Una vez detectada la enfermedad, nos esforzamos en conseguir que todas las personas reciban el mismo tratamiento, estén donde estén o sea cual sea el nivel de la enfermedad, todas las personas tienen los mismos derechos. Por eso, garantizamos el tratamiento completo que pasa por el ingreso hospitalario si es necesario, el suministro de medicamentos, la alimentación e incluso el apoyo escolar en el caso de los niños y las niñas, principales afectados por estas enfermedades. También asumimos la gestión de los casos más graves, que requieren de intervención quirúrgica, y la posterior rehabilitación para poder recuperar la movilidad de los miembros afectados y reducir el estigma y las consecuencias tanto físicas como mentales que dejan estas enfermedades.

  • 4.

    Suministro de medicamentos y equipamiento

    En Anesvad apoyamos el suministro de medicamentos a los centros de salud para garantizar que todas las personas enfermas reciben su tratamiento. Aunque la úlcera de Buruli es una enfermedad cuyo modo de transmisión todavía hoy se desconoce, existe una combinación antibiótica que permite curar a las personas afectadas en estadio temprano. También para combatir la lepra existe tratamiento gratuito desde 1995 y en el caso del pian, descubrimientos recientes permiten curarse a las personas afectadas a través de una sola dosis de azitromicina, un antibiótico que es común para curar afecciones como la faringitis.

  • 5.

    Emprendimiento y Reinserción social

    Para muchas de las comunidades y de las regiones afectadas por estas enfermedades, su origen es místico y tiene que ver con las maldiciones. Esto hace que en demasiadas ocasiones, las personas enfermas lo oculten o sean rechazadas socialmente, algo que afecta incluso a sus familiares. Por eso, es fundamental la información y la sensibilización, para hacer llegar a esos lugares la información necesaria que les permita entender que se trata de cuestiones de salud que requieren de tratamiento. Si eso no se produce las consecuencias son fatales: se perpetúa la pobreza y el estigma y el rechazo no podrá evitarse. Para conseguir que las personas antes enfermas recuperen sus vidas y tengan la posibilidad de trabajar y tener ingresos, desarrollamos actividades de emprendimiento y reinserción social en los propios centros y con asociaciones de antiguas personas enfermas.

Vídeo

Luchamos contra la úlcera de Buruli

Qué puedes hacer tú

¿Quieres ayudarnos en nuestra lucha contra las enfermedades olvidadas?

Quiero colaborar

Acreditaciones

  • Ongd
  • aecid
  • Diploma a la gestión avanzada
  • Ong acreditada