Volver

2021-03-18

Categoría: Anesvad

Derecho al Agua: 5 razones por las que el agua es un Derecho Humano Fundamental

Mikel Edeso

Derecho al Agua es un derecho humano fundamental

El acceso al agua y al saneamiento están reconocidos por las Naciones Unidas como derechos humanos fundamentales, ya que son elementos indispensables en la vida de toda persona. No tener acceso a instalaciones de agua, saneamiento e higiene seguras, accesibles, asequibles y suficientes tiene un efecto devastador no solo en la salud, sino en la dignidad de millones de personas y en otros derechos fundamentales como la educación.

El derecho al agua es fundamental para todo ser humano, pero en muchas comunidades empobrecidas se sigue vulnerando. Reflexionamos sobre las 5 razones o factores clave que hacen del derecho al agua un derecho fundamental.

1-¿Hay suficiente agua para todas las personas?

La disponibilidad es un factor importante del derecho al agua, ya que se debe garantizar el disfrute de este bien para todas las personas. En el mundo hay suficiente agua para satisfacer estas necesidades, pero los problemas surgen en su distribución equitativa. De media, el consumo global de agua en los hogares es inferior al 10% del uso total que, en su mayoría, copan la agricultura y la industria. Se calcula que unos 2.300 millones de personas viven en lugares donde la disponibilidad de agua está amenazada.

2- ¿Cuánta agua es suficiente para una persona al día?

Según datos de la ONU, el acceso óptimo se establece en un promedio de 100 litros por persona para consumo e higiene. Por desgracia, en muchos países no llegan a un acceso básico, es decir, a 20 litros por persona al día, lo cual puede tener consecuencias para la salud de estas personas.  Para asegurar la realización del derecho al agua los estados deberían suministrar al menos 50 litros de agua per cápita al día.

3- ¿Y la calidad?

El agua ha de poder utilizarse de forma segura para consumir y mantener la higiene. Por ello es importante que todo el mundo disponga de instalaciones de agua (depósitos, pozos, etc.) y saneamiento (fosas, letrinas, lavaderos, etc.) de proximidad. La falta de estas infraestructuras puede llevar a muchas personas a consumir aguas insalubres que deriven en enfermedades como las ETD.

4- La accesibilidad

Toda persona tiene derecho a un servicio de agua y saneamiento físicamente accesible, es decir, que esté cerca o en su hogar, centro educativo o de salud o lugar de trabajo. A modo orientativo, se establece que estas fuentes de agua y saneamiento deben estar a menos de un kilómetro de distancia o 20 minutos de recorrido. Según la ONU, todavía hoy el 29% de la población mundial no dispone de un acceso seguro a estos servicios.

5- ¿Quién garantiza el acceso al agua?

Si bien los estados no están obligados a dar acceso a puntos de agua y saneamiento de forma gratuita, el derecho al agua establece que estos servicios deben ser lo suficientemente asequibles para que las personas no tengan que elegir entre el agua y otros derechos como la alimentación, la educación, la vivienda o la salud.

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: