Volver

2020-03-22

Categoría: Salud

Agua y jabón, la mejor arma contra el coronavirus

Mikel Edeso

Anesvad coronavirus agua jabon

Hoy es el Día Mundial del Agua, el elemento vital que, junto al jabón, es el arma más eficaz para prevenir las infecciones por COVID-19, el coronavirus causante de la crisis sanitaria global que estamos viviendo.

 

El coronavirus ha llegado para quedarse y trastocar nuestra sociedad de una forma impredecible. La crisis sanitaria y económica se agrava, y debemos priorizar el civismo y la responsabilidad para con nuestra salud y la de las personas que nos rodean, especialmente aquellas más vulnerables.

 

¿Qué forma tiene nuestro enemigo y cómo podemos combatirlo?

 

Lo primordial es saber a qué nos enfrentamos exactamente. Los coronavirus son una familia de virus extensa que producen enfermedades en animales y humanos. Así, sabemos que varios coronavirus nos pueden causar infecciones respiratorias que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como la neumonía. El COVID-19 es uno de ellos y comenzó su propagación en diciembre del 2019 en Wuhan (China), causando la actual pandemia global. Al ser una mutación nueva no estamos inmunizados y es muy contagioso. Se transmite a través del contacto con la mucosa o las gotas de personas infectadas, que entran en el cuerpo a través de los ojos, la nariz o la garganta.

 

Siguiendo las recomendaciones de la OMS, es importante que mantengamos hábitos saludables frente a esta pandemia. La prevención y la higiene funcionan y en Anesvad lo sabemos muy bien. Las ETD que combatimos, al igual que el COVID-19, se previenen con hábitos de higiene como lavarse las manos con agua y jabón. Son las armas más eficaces para debilitar al virus.

 

Agua y jabón, ¿cómo afectan al coronavirus?

 

Algunas bacterias y virus, como el COVID-19, tienen membranas de lípido que las protegen. Cuando nos lavamos las manos, rodeamos cualquier microorganismo de nuestra piel con moléculas de jabón, que se enganchan en estas envolturas grasas de los virus y bacterias, separándolas. Así, debilitan su “escudo de protección”, destruyéndolas y evitando que nos infecten.  Si cogemos este hábito frecuentemente reduciremos drásticamente la posibilidad de contagio.

 

20 segundos de defensa

El lavado con agua y jabón ha de cubrir todas las partes de ambas manos y debes dedicar al menos 20 segundos a esta tarea. Recuerda además que tenemos los medios para hacerlo ya que la práctica totalidad de la población española tiene acceso a una instalación básica de lavado de manos. En países como Togo y Benín, donde trabajamos para garantizar el Derecho a la Salud, solamente una de cada diez personas tiene este “privilegio”.

Para más información sobre cómo protegerte visita el siguiente enlace de la OMS.

 

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: