Volver

2019-01-17

Categoría: Enfermedad Tropical Desatendida

El algodón que salva vidas

Miren Hualde Amunarriz

La prueba de sensibilidad es el primer paso del diagnóstico de la lepra

La historia de Comfort Baa, una joven ghanesa que fue diagnosticada de lepra gracias a la prueba de sensibilidad.

A Comfort Baa el pasado mes de julio un algodón le cambió la vida. Se la salvó. Un equipo de Anesvad, junto con un voluntario del Programa Nacional de lepra de Ghana visitamos Denyase, una comunidad aislada. Allí, delante de su choza estaba Comfort. Era el segundo intento por hacerle la sencilla prueba, que podríamos llamar del algodón, para conocer si sufría de lepra. Se había resistido: pensaba que era una maldición.

Denyase es una pequeña comunidad del Distrito Upper Denkyra East de Ghana, uno de los más pobres del país. Para llegar allí, solo un 4x4 sirve. Hay una posta de salud en la que viven 3 enfermeras, sin agua potable y con luz cuando no se dan cortes, que es lo más frecuente. Recorriendo la comunidad entiendes el concepto de pobreza, de abandono, de ruralidad. Pero también entiendes la fortaleza y el compromiso de quienes cada día se empeñan en mejorar la salud de su comunidad.

Kwasi Ntiamoah es voluntario, dedica su tiempo a visitar las poblaciones de la zona para informar sobre las Enfermedades Tropicales Desatendidas, sensibilizar a la población y detectar posibles casos sospechosos, realizando incluso un primer diagnóstico. En una de sus visitas sospechó que la despigmentación de Comfort podía ser un síntoma de lepra. Tras convencerla, finalmente le realiza la prueba que aún sin ser concluyente porque Comfort no termina de entender sí aporta indicios suficientes para decidir suministrarle tratamiento.

En Comfort, se daba una circunstancia que hacía del suyo un caso especial: estaba embarazada. La lepra no tiene ningún efecto sobre la evolución del feto, ni se transmite hereditariamente. Pero las discapacidades que a largo plazo puede producir la enfermedad, así como el estigma social asociado, condicionan gravemente la vida de las personas enfermas, que muchas veces se ven excluidas de la vida en sociedad, y les dificulta ocuparse de sus hijos. A estos, además, se les carga posteriormente con la responsabilidad de ocuparse de sus familiares enfermos que no pueden valerse por sí mismos.

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: