Volver

2016-11-22

Categoría: Anesvad

"No hay ningún tipo de violencia que no haya sufrido"

Miren Hualde Amunarriz

Cuenta Milagro que no recuerda muchos momentos de paz y felicidad en sus 63 años de vida. "Desde pequeña, con 10 años, ya empecé a trabajar y el día más triste de mi vida fue el día en que me sacaron de la escuela", nos explica. Tenia que trabajar para ayudar a sus padres, que con 10 hermanos más, no disponían de dinero suficiente para que todos sobrevivieran con dignidad. "Solita", dice, así se encontraba porque era invisible para sus padres. "Solita aprendí a vestirme, calzarme, alimentarme con lo que podría, nadie se ocupó de mí", prosigue.

A los 17 años se casó con el que ha sido padre de sus cinco hijas. Por ellas, nos explica, aguantó un matrimonio lleno de violencia. Por ellas sobrevivió en pareja hasta que fueron adolescentes y pudo abandonarle. "Nunca me abandoné, trabajé de lo que tocaba para poder salir adelante y sacar adeñante a mis hijas" y añade que el momento de cambio llegó con Pro Vida, la organización de El Salvador con la que Anesvad trabaja. Con ella surgió una nueva oportunidad ser promotora de salid. Y para eso, se formó, aprendió a hablar en público, unos mínimos conocimientos médicos e interiorizó que como cualquier otra persona, tiene derechos.

Poco a poco se fue haciendo respetar entre sus vecinos y dice que "lo más lindo es que trabajo para comunidades que están desprotegidas y llevar el saber, compartir conocimientos que hacen que no mueran madres, bebés, quela vida sea un poco mejor".

Antes de las 5 de la mañana está en pie para preparar el material necesario, un maletín que puede llegar a pesar 10 kilos, y en el que mete lo que necesita para seguimiento básico y rutinario. Con él a cuestas sale sobre las 7 y recorre los kilómetros que separan las diferentes comunidades que están bajo su responsabilidad.

En el Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres, hemos querido acercarnos a la realidad oculta pero existente de cientos de miles de mujeres en el mundo que sufren en silencio porque no saben siquiera que tienen derecho a no sufrir.

También te puede interesar sobre este tema:

  • Tu implicación es la mejor medicina

    2019-10-29

    Categoría: Anesvad

    No son solo pastillas. No son solo medicamentos. Es mucho más

    En Anesvad garantizamos el acceso a servicios de salud esenciales, así como a medicamentos eficaces, asequibles y de calidad para todas las personas de los contextos en los que trabajamos. En zonas remotas de Benín, Togo, Costa de Marfil y Benín, la población afectada por enfermedades olvidadas sufren, en muchas ocasiones por nos saber que pueden acceder a medicamentos y, en otras, por no poder hacerlo.

  • Gracias Microteatro

    2019-10-11

    Categoría: Anesvad

    Cerca de 4.000 personas vibran con Microteatro y Anesvad con Mujeres por Mujeres

    En esta sexta edición hemos querido poner el foco en las enfermedades olvidadas y en el papel que la mujer tiene como cuidadora, investigadora, enfermera, doctora y también, claro, enferma. Con humor, ironía, drama y algo de transgresión, Mujeres por Mujeres ha acercado esta realidad a través de obras como 'Desídir', en la que una pareja, tras cuidar a los demás, debe aprender a cuidar de sí misma; 'La marca del agua', en que se investiga quién boicoteó un abastecimiento de agua o 'Vendadas', con dos mujeres unidas por una venda.