Volver

2013-11-22

Categoría: Anesvad

Avances y desigualdades en el Perú

Comunidad periférica en Iquitos

Aquí estoy, nuevamente en el aeropuerto de Lima, ahora con destino Piura. Detrás queda ya el largo y agotador viaje Bilbao-Lima, así como el atribulado “doble” viaje de Lima a Iquitos. En el primer intento, salí a las 05:30 de la mañana y, cuando estábamos a poco menos de 10 minutos de aterrizar, nos informaron de que no iba a ser posible a causa de la niebla. Desde ahí, nos hicieron regresar a mi "nueva casa" (el aeropuerto Jorge Chávez de Lima) en donde pasé las siguientes 8 horas hasta mi segundo -y esta vez exitoso- intento para llegar a la amazonia peruana.

Datos crudos: casi 4 días de viaje, 88 horas -más o menos hasta ahora- de las cuales cerca de un cuarto pasaron volando, casi otro cuarto en el aeropuerto y el resto para visitar zonas de intervención del proyecto, reuniones, comer, dormir e intentar conectarme en internet.

Lo bueno es que uno siempre aprende, y sin duda que la visita a Iquitos me ha hecho reflexionar sobre algunos temas y cuestionar algunas certezas vinculadas a la necesidad o no de seguir trabajando en países que ya han avanzado hacia niveles de desarrollo considerables.

Perú ha avanzado mucho hacia el cumplimiento de los ODMs (marcados para 2015). Actualmente se encuentra dentro del rango de países de desarrollo medio alto, motivo por el que empieza a ser excluído de las convocatorias públicas de ayuda al desarrollo y razón determinante para que algunos de los actores de la cooperación hayan decidido irse del país.

Sin embargo, nada como una visita a las zonas periféricas y no turísticas de la mayoría de las ciudades peruanas –escenario que se repite en el continente desde el atlántico, pasando por la amazonia, escalando los andes y llegando al pacifico-  para que se nos olviden los promedios nacionales y nos caiga encima la desigualdad real y la inequidad existente.

Ya había estado en contextos similares, pero a medida que caminábamos por los barrios periféricos o nos deslizábamos por el rio no podía parar de pensar en el nivel de militancia e implicación de las organizaciones de la sociedad civil, en la increíble capacidad de adaptación del ser humano,  ni de sorprenderme con la dimensión y profundidad de la pobreza (in)visible.

Artículo escrito desde Perú por Pedro Landim, del equipo de proyectos del área de Bolivia y Perú

También te puede interesar sobre este tema:

  • Gracias Microteatro

    2019-10-11

    Categoría: Anesvad

    Cerca de 4.000 personas vibran con Microteatro y Anesvad con Mujeres por Mujeres

    En esta sexta edición hemos querido poner el foco en las enfermedades olvidadas y en el papel que la mujer tiene como cuidadora, investigadora, enfermera, doctora y también, claro, enferma. Con humor, ironía, drama y algo de transgresión, Mujeres por Mujeres ha acercado esta realidad a través de obras como 'Desídir', en la que una pareja, tras cuidar a los demás, debe aprender a cuidar de sí misma; 'La marca del agua', en que se investiga quién boicoteó un abastecimiento de agua o 'Vendadas', con dos mujeres unidas por una venda.

  • 2019-10-10

    Categoría: Anesvad

    El reto de acceder a medicamentos

    La tercera parte de la población mundial carece de acceso seguro a los medicamentos que necesita. Cada año, las enfermedades infecciosas matan a unos 13 millones de personas, lo que equivale a 30.000 muertes diarias. Casi la mitad de las víctimas son niños y niñas menores de 5 años. Cifras que podrían evitarse si la población en situación de vulnerabilidad tuviera acceso a las medicinas que necesita. Es el reto.