Volver

2019-03-13

Categoría: Desigualdades

“La clave es llevar la educación a las zonas rurales”

Guillermo González

Felicia (a la derecha) junto a Wihlemina Tiwaah (izquierda), que también es directora de distrito para el Servicio de Salud de Ghana

Para Felicia Amissah, directora de distrito en el Servicio de Salud de Ghana, es vital conseguir que las familias de las zonas rurales se conciencien de la importancia que tiene educar a las niñas.

A pesar de las muchas barreras que las mujeres están derribando en todo el mundo, todavía quedan terrenos profesionales en los que su presencia en cargos de mando es reducida. Es lo que pasa en los ámbitos de la salud y la ciencia. La Organización Mundial de la Salud ha identificado la discriminación por género como la barrera sistémica básica que se interpone en el progreso de las mujeres en carreras relacionadas con estas materias. Así, nos encontramos con datos como que las mujeres suponen el 70% de la fuerza mundial trabajadora en el campo de la salud y sin embargo solo ocupan el 25% de los puestos de mando.

En nuestros viajes a Ghana hemos conocido a mujeres que sí que ocupan puestos de liderazgo en los servicios sanitarios, y que son fundamentales para plantar cara a las enfermedades olvidadas contra las que luchamos en África subshariana. Mujeres como Wilhelmina Tiwaah, a quien entrevistamos hace poco, o Felicia Amissah, directora del distrito de Wassa Amenfi East para el Servicio de Salud de Ghana.

Ésta última tiene 56 años y tres hijas: “Todas han estudiado o están estudiando”, afirma orgullosa. Reconoce ser una privilegiada y lanza un mensaje: “O vives en una familia que abraza y entiende la educación como un factor clave para tu desarrollo y para ser considerada en igualdad, o siempre existirá sometimiento”. Según ella, su suerte “fue nacer en una familia que así lo consideraba, en la que todos sus miembros habían recibido educación antes”. Esto, comenta, pasa más en zonas urbanas. El problema es que “la gran mayoría de la población ghanesa vive en zonas rurales donde no existe este compromiso con la educación de las más jóvenes. Algo que no hace más que lastrar su desarrollo, sus habilidades y sus posibilidades de ser personas independientes”. Por eso asegura que “la clave es llevar la educación a las zonas rurales”.

Para que se produzca el cambio necesario Felicia tiene claro que es “las madres deben comenzar a hablar de los derechos de las mujeres a sus hijas desde que son pequeñas". "Es importante que las niñas entiendan que tienen derechos”, concluye Felicia . Educación, emprendimiento, autonomía, reconocimiento de derechos, acceso a srevicios sanitarios y promoción de la salud... Todo está relacionado y es un recorrido imparable que las mujeres ghanesas ya han empezado a realizar.

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: