Volver

2019-02-01

Categoría: Enfermedad Tropical Desatendida

Cuando la úlcera de Buruli no es la única maldición

Miren Hualde Amunarriz

Frances es un ejemplo de fortaleza y de ganas de superación

A las evidentes secuelas físicas que dejan las Enfermedades Tropicales Desatendidas hay que sumarle el estigma social que provocan.

Lo peor en la vida de Frances no es la úlcera de Buruli, es el abandono. Este joven ghanés lleva siete años ingresado en el pabellón dedicado a hombres afectados por esta Enfermedad Tropical Desatendida, solo, sin nadie, sin visitas. Su familia le abandonó la primera vez que puso el pie en el Hospital de Dunkwa, en uno de los distritos más empobrecidos de Ghana. El estigma, la vergüenza y el desconocimiento sobre la enfermedad pesaron demasiado y su madre no volvió después de su primer ingreso.

Frances (“Kuaku” según la tradición del país que marca el nombre en función del día de la semana en la que naces) tiene ahora 28 años. Le conocí hace siete en mi primera visita a Ghana. El pasado mes de julio volvimos a encontrarnos y pocas cosas han cambiado para él. Hace 5 años le intervinieron para tratar de curar las consecuencias de la enfermedad y mejoró. Después de darle el alta recuperó su antiguo trabajo como pescador pero recayó. Ha sido operado ya tres veces más para tratar de reconstruirle las lesiones pero ninguna funciona y el personal médico considera su caso cronificado. Vive de los donativos que le hacen las personas que acuden a consultas externas del centro.

Frances es un ejemplo de fortaleza y de ganas de superación. Con todas las dificultades, con las secuelas físicas, emocionales y mentales que le dejará la enfermedad, seguro que Frances consigue superarlas ayudado en buena medida por todo el personal sanitario que le acompaña.

En Anesvad desarrollamos proyectos en Ghana desde 1995 y actualmente focalizamos nuestros esfuerzos en mejorar la salud de las personas en situación de mayor vulnerabilidad, las que no suelen tener presencia mediática, las afectadas por las enfermedades olvidadas como la úlcera de Buruli, la lepra o el pian. Enfermedades que se dan en los contextos de máxima pobreza o ruralidad y que a pesar de no engrosar las estadísticas de muertes más conocidas causan sufrimiento, estigma y exclusión… en ocasiones de por vida.

 

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: