Volver

2021-01-28

Categoría: Anesvad

Todo sobre las vacunas: 10 datos que debes conocer

Mikel Edeso

10 cosas que no sabías sobre las vacunas

La COVID-19 sigue condicionando nuestras vidas en 2021, pero la promesa de una inmunidad de grupo nos da esperanza para salir pronto de esta pandemia. Aun así, ¿sabemos qué significa exactamente una vacuna? ¿Somos conscientes de su importancia para la salud global? Hemos recopilado 10 datos que te ayudarán a comprender cómo funcionan.

1. ¿Qué son las vacunas?

Se entiende por vacuna aquella preparación que, por lo general, se inyecta en las personas para que generen inmunidad contra una enfermedad. También hay algunas vacunas que se administran con un vaporizador nasal u oral.

2. ¿Qué contienen las dosis de una vacuna?

Dependiendo de la enfermedad a combatir, la suspensión contendrá microorganismos muertos o atenuados, o productos o derivados de esos microorganismos.

3. ¿Cómo funcionan las vacunas?

Al ser inoculados, nuestro sistema inmune reacciona a los microorganismos nocivos generando anticuerpos. Los microorganismos inyectados son débiles y estimulan la producción de anticuerpos contra la enfermedad, que rápidamente son eliminados.

4. ¿Cuánto dura la inmunidad?

Depende de la enfermedad contra la que nos estemos vacunando. Hay vacunas que pueden durar toda la vida (por ejemplo, la triple vírica); otras que exigen dosis adicionales a los meses o años desde la primera inyección (la de la hepatitis A exige un mínimo de 6 meses entre dosis); y otras cuya inmunidad todavía no está calculada, como la de la COVID-19.

5. ¿Existe un porcentaje mínimo de eficacia exigido para su comercialización?

Aunque organismos como la OMS recomiendan que las vacunas tengan un mínimo de eficacia de entre el 50-70%, existen vacunas cuya eficacia es inferior. Esto no significa que no sean efectivas, ya que es mejor intentar inmunizar al máximo de personas posibles para controlar enfermedades.

6. ¿Son seguras?

Las vacunas son seguras. Todas las vacunas aprobadas se someten a varias pruebas rigurosas en diferentes fases. Hemos vivido el cambio de fase de los ensayos clínicos de las diferentes vacunas de la COVID-19 durante los últimos meses, pero incluso tras su comercialización, las vacunas siguen siendo evaluadas periódicamente.

7. ¿Pueden provocar reacciones graves?

En el improbable caso de que causen reacciones, estas son leves y temporales, tales como el dolor en el lugar de la inyección o febrícula.

8. ¿Es mejor inmunizarse de forma natural?

No. Contraer una enfermedad nunca es una buena opción. Las vacunas producen una respuesta inmunitaria muy similar a la que puede producir una infección natural, pero sin el riesgo incapacitante e incluso mortal que puede ocasionar la infección natural.

9. ¿Qué relación hay entre las vacunas y los trastornos del espectro autista?

Este mito se originó a raíz de una investigación en 1998 donde se relacionaba la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola) como causante de trastornos del espectro autista. Posteriormente se demostró que la investigación no era fiable y fue retirada por la propia revista científica que la publicó. Por desgracia, este bulo afectó a las tasas de inmunización en muchos países e hizo rebrotar enfermedades como el sarampión.

10. ¿Son realmente eficaces para controlar enfermedades?

La vacunación evita entre 2 y 3 millones de muertes al año y es una de las intervenciones de salud pública más eficaces según la OMS. Gracias a la vacunación se consiguió erradicar la viruela y se ha detenido la transmisión de la poliomielitis en casi todos los países. La vacunación también previene el desarrollo de ciertos tipos de crecimientos precancerosos y cánceres como el de útero.

Por si fuera poco, las vacunas generan inmunidad de grupo, es decir, si la mayoría de la población se vacuna contra una enfermedad, las personas no vacunadas o inmunodeprimidas son menos propensas a contraerla.

Ahora que sabemos más sobre las vacunas, desde Anesvad lanzamos una reflexión. La vacuna de la COVID-19 ha llegado en tiempo record, pero, ¿por qué no se destinan tantos recursos, tanta investigación y medios para atajar otras enfermedades que llevan azotando los contextos más empobrecidos durante décadas?

En este artículo hablamos de:

También te puede interesar sobre este tema: