Nazcas donde nazcas, sanidad

Imagen de Nazcas donde nazcas, sanidad

Si tu vida fuese un libro tendría 83 páginas, la esperanza de vida en España. En África Subsahariana, este libro apenas llega a las 60.

Una cigüeña sobrevuela los tejados de alguna ciudad europea con un bebé cogido del pico. Busca un hogar donde dejar al bebé recién nacido. Este cuento infantil que se popularizó en el siglo XIX es sólo eso, un cuento que forma parte de nuestro folclore popular. Sin embargo, hay algo de verdad en toda esta historia.

Depende de dónde te deje la cigüeña, tu vida no será la misma. No podemos elegir. Nadie elige donde nace. Llámalo cigüeña, suerte o aleatoriedad. Pero nacer en un lugar u otro del planeta marca tu vida.

En el mundo hay 197 países. Podrías haber nacido en otros 196 diferentes al tuyo. ¿Cómo sería tu vida? ¿Qué derechos tendrías? ¿De qué color sería tu piel? ¿Cómo sería tu hogar? ¿Sería un lugar seguro? ¿Tendrías libertad para ser quién eres? ¿Podrías haber recibido una educación? ¿Cómo te ganarías la vida? ¿Tendrías agua potable? ¿Ambulatorios? ¿Hospitales? ¿Cómo sería sufrir una enfermedad? ¿Habría alguien investigando su cura? ¿Invirtiendo en I+D? ¿Tendrías acceso a sanidad? ¿Podrías pagarla? ¿Podrías curarte? ¿Tendrías vacunas? ¿Antibióticos? ¿Medicinas?

Nazcas donde nazcas, acceder a la salud debería estar garantizado

En Fundación Anesvad estamos empeñadas en seguir encontrando respuestas. Nazcas en Costa de Marfil, Ghana, Togo o Benín, nos negamos a creer que la vida ya esté escrita. Que su historia tenga de media 60 páginas y la nuestra ya supere las 83. Y no solo se trata de esperanza, también de calidad de vida. Se trata de que sus condiciones sanitarias y las nuestras no sean tan desiguales. Que los índices de nuestras vidas no tengan capítulos tan diferentes.

En Fundación Anesvad llevamos más de 50 años trabajando por el Derecho a la Salud en África Subsahariana. Allí, cientos de bebés tendrán que enfrentarse a lo largo de su vida a enfermedades desatendidas como la lepra, la úlcera de buruli o el pian. Enfermedades olvidadas que no están priorizadas en las políticas sanitarias de muchos países, ni son rentables para las empresas farmacéuticas. Enfermedades curables pero que aún siguen afectando, aislando y estigmatizando a cientos de personas año tras año. 

Con tu colaboración podemos destinar recursos a su investigación para conocer mejor su origen, evitar su transmisión y mejorar su tratamiento.  Investigar para encontrar nuevos tratamientos, para diagnosticar antes de que sea demasiado tarde. Investigamos para evitar el estigma social y el rechazo que sufren las personas afectadas. Investigar para conocer. Conocer para curar. I+D+Tú. Contigo podemos hacerles protagonistas de su propia vida. De su propia historia.

Tú puedes reescribir la historia que el destino parece haber escrito.

Imagen de perfil de anesvad
anesvad
Compartir a través de:
Contenidos relacionados