¿Cómo se contagia la lepra? Cerca de 600 casos cada día.

Imagen de ¿Cómo se contagia la lepra? Cerca de 600 casos cada día.

¿Cómo se contagia la lepra? Con motivo del Día Mundial de la Lepra, Anesvad pone en circulación dos vídeos didácticos para sensibilizar y generar conocimiento sobre la lepra. Una enfermedad que mucha gente da por desaparecida.

¿Cómo se contagia la lepra si cada día cerca de 600 personas son diagnosticadas? Aunque en el imaginario colectivo la lepra resuene con ecos de un pasado remoto, lo cierto es que se trata de una enfermedad muy presente. Desde hace casi 25 años, se han producido significativos avances en el tratamiento. A pesar del tratamiento gratuito y eficaz, la incidencia de esta ETD sigue siendo alta: una persona se contagia cada minuto y medio. En 2017, año del que se tienen las últimas referencias, hubo 210.671 casos en el mundo.

Anesvad inició en 1970 sus primeros proyectos de lucha contra la lepra en la isla de Culión, Filipinas. Allí llegó a ser la mayor colonia del mundo para personas enfermas: en ella vivían más de 16.000 afectados. Tras años de dedicación y la aplicación del tratamiento médico adecuado, en 1988 se declaró la zona como lugar libre de lepra. Desde entonces, la organización ha desarrollado su actividad en torno a esta enfermedad en países como Vietnam, Ecuador o la India. Se han aportado recursos médicos, formando a personal clínico y voluntario. Además, se han garantizando el acceso a unos servicios sanitarios de calidad, sensibilizando a la población o llegando a acuerdos con las autoridades.

Anesvad concentra su trabajo actual en el África subsahariana, la zona del mundo donde mayor prevalencia tiene la lepra junto a otras ETD. En esta parte del mundo, se dan los contextos en los que estas enfermedades concurren de forma simultánea. Por ello, y debido a que presentan determinantes sociales, sintomatologías y secuelas similares, es altamente efectivo luchar contra ellas de forma integral.

La lepra: discapacidad y estigma social

Dos colectivos son especialmente vulnerables ante la lepra. En primer lugar la población infantil, entre la que se producen cerca de 50 nuevos casos cada día. La discapacidad asociada y el rechazo que generan los signos visibles de la lepra limitan definitivamente sus posibilidades de empoderamiento. En demasiadas ocasiones estos niños y niñas son excluidos de sus entornos sociales y académicos, poniendo freno a sus capacidades y reforzando el círculo de la pobreza en el que se ven inmersos.

Por su parte, las mujeres que padecen lepra deben sumar el estigma de esta enfermedad a la habitual discriminación que sufren en unos contextos sociales y culturales adversos. Las asisten menos derechos que a los hombres en ámbitos de toma de decisiones, como el familiar, el comunitario o el sanitario.

Y es que la lepra provoca lesiones cutáneas (en forma de úlceras, protuberancias e hinchazón) en las que el paciente presenta una importante disminución de la sensibilidad. Con el tiempo, si la enfermedad no es tratada adecuadamente, puede producir destrucción de las mucosas de la boca y nariz. Además de pérdida de dentición y deformidad de rasgos faciales y extremidades.

Son estas secuelas las que estigmatizan a las personas que sufren la enfermedad, que en muchos casos son excluidas por sus comunidades y familias. Esto condiciona además su desarrollo y posibilidades de trabajar y llevar una vida digna en igualdad de condiciones.

Información contra la discriminación

Para sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de acabar con esta enfermedad y contribuir a reducir el estigma asociado, Anesvad ha realizado dos vídeos didácticos con motivo del Día Mundial contra la Lepra, que se celebra el próximo domingo 27 de enero. En ellos se explica de forma accesible, clara y concisa en qué consiste la enfermedad, cómo se transmite y qué secuelas tiene. Estos vídeos pueden verse en la web de Anesvad (www.anesvad.org) y en los siguientes enlaces:

La lepra es una enfermedad infecciosa crónica y curable que afecta principalmente a la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias superiores y los ojos. Se transmite por vía área, a través del contacto con gotas de la nariz o la boca. Su incubación es muy lenta, así como la aparición de los síntomas, que pueden prologarse hasta 20 años desde el momento de la infección. A pesar de la creencia popular, se trata de una enfermedad muy poco contagiosa, ante la que la mayor parte de la población presenta una fuerte inmunidad natural. Los grandes focos de prevalencia de la enfermedad son África Subsahariana, India y Brasil. El reto ahora, tal y como propone la Organización Mundial de la Salud, es lograr su erradicación definitiva en todo el mundo para el año 2020.

Imagen de perfil de Guillermo González
Guillermo González

Etiquetas:

Compartir a través de:
Contenidos relacionados