Filariasis linfática o elefantiasis: ¿Qué es?

Imagen de Filariasis linfática o elefantiasis: ¿Qué es?

La filariasis linfática, comúnmente conocida como elefantiasis, se produce cuando los parásitos de la filaria se transmiten al ser humano a través de los mosquitos. La infección suele adquirirse en la infancia, causando daños ocultos en el sistema linfático y generando discapacidad y estigma.

Las dolorosas y profundamente desfigurantes manifestaciones visibles de la filariasis linfática hacen que esta enfermedad provoque estigma en quienes la padecen. Estos pacientes no sólo están discapacitados físicamente, sino que sufren en su salud mental y se enfrentan al estigma y la falta de oportunidades por causa de su enfermedad. Pero, ¿qué es y cómo se trasmite la filariasis linfática o elefantiasis?

Datos esenciales sobre la filariasis linfática

  • Es una Enfermedad Tropical Desatendida (ETD) causada por la transmisión de parásitos denominados filarias a través de los mosquitos.
  • Las filarias se reproducen en el sistema linfático y generan larvas que circulan por la sangre de la persona infectada.
  • Puede producir hipertrofia en las extremidades, causando dolor, discapacidad grave y estigma social.
  • La quimioterapia preventiva es el tratamiento más eficaz para detener su propagación. Las rondas de medicación masiva en las regiones endémicas son la forma más eficaz de detener la transmisión de la filariasis.
  • En 2020, 863 millones de personas de 50 países vivían en zonas que requieren quimioterapia preventiva para detener la propagación de la infección.
  • Actualmente 73 países son endémicos de esta enfermedad.

Transmisión de la filariasis linfática

La filariasis linfática es una infección causada por nematodos de la familia Filarioidea. En concreto, hay tres tipos de gusanos:

  • Wuchereria bancrofti, causante del 90% de los casos;
  • Brugia malayi, que provoca la mayoría de los casos restantes;
  • Brugia timori, que también puede causar la enfermedad.

Cuando los mosquitos del género Culex, Anopheles o Aedes están infectados de estos gusanos y pican a una persona, la enfermedad comienza su ciclo:

Ciclo de la filariasis linfática o elefantiasis.

Síntomas y tratamiento

La filariasis linfática o elefantiasis puede ser asintomática en un inicio y no presentar signos externos. Aun así, causa daños en el sistema linfático, altera el sistema inmune y ataca a los riñones.

Cuando se cronifica, la enfermedad produce lifedemas (tumefacción de los tejidos) y elefantiasis en las extremidades, quizá el síntoma más reconocible de la filariasis. Es frecuente también que afecte a las mamas y los órganos genitales, produciendo un crecimiento escrotal en los hombres, entre otras complicaciones.

Las malformaciones y discapacidades asociadas a la filariasis hacen que las personas afectadas sientan vergüenza de mostrarse en sociedad. Esto está acompañado de la discriminación que sufren por la sociedad. El estigma y el rechazo provocan que muchas de ellas se aíslen, o pierdan sus trabajos. La carga socioeconómica de la filariasis linfática es enorme.

¿Cómo se previene y cura la filariasis linfática o elefantiasis?

La filariasis linfática se puede controlar al interrumpir la propagación de la infección a través de quimioprofilaxis. La estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consiste en la administración masiva de medicamentos, es decir, ofrecer una dosis anual de fármacos a toda la población en riesgo. Los fármacos utilizados tienen un efecto limitado sobre los parásitos adultos, pero reducen significativamente la densidad de microfilarias en la sangre y evitan la propagación de los parásitos a los mosquitos. El medicamento más utilizado para esta administración masiva es el albendazol, que se combina con otros medicamentos que previenen otras ETD como la loiasis o la oncocercosis.

Esta administración masiva de medicamentos es efectiva para interrumpir la transmisión cuando se lleva a cabo anualmente entre cuatro y seis años y hay una cobertura efectiva de la totalidad de la población en riesgo. Según datos de la OMS, entre 2000 y 2020 se administraron 8600 millones de tratamientos acumulados a más de 925 millones de personas en 68 países, al menos en una ocasión por persona, lo que redujo considerablemente la transmisión en muchos lugares. A día de hoy, la quimioprofilaxis para controlar la elefantiasis es necesaria en 47 países.

Desde Fundación Anesvad, trabajamos con los gobiernos de Costa de Marfil, Ghana, Togo y Benín para controlar y eliminar la filariasis linfática. Apoyamos programas de distribución masiva de medicamentos y sensibilizamos a la población para evitar la discriminación y el estigma que genera la filiariasis linfática.

Imagen de perfil de Mikel Edeso
Mikel Edeso
Compartir a través de:
Contenidos relacionados